jueves, 21 de octubre de 2010

Eme, felices quince.

Eres esa persona en la que pensaba en todo momento lo mucho que le gustaría todo lo que estaba viviendo fuera. Eres esa persona que me recibió como nadie lo hizo. Eres la persona a la que sé que le puedo contar algo, me escuchará, me intentará entender y tanto si está mal como si está bien, me lo hará saber. Eres la persona con la que no me importa sentarme en silencio, sin decir nada y ver las horas pasar. Eres la persona que al estar a mi lado me hace sentir cómoda, en casa. Eres la persona con la que disfruto contándole la mínima tontería del día. Eres la persona que hace que yo misma piense que me conozco mal al compararlo con lo que me conoces tú.
Eres la persona que doy mil gracias de haberme cruzado en el camino. Eres la persona a la que me encanta escuchar hablar, de lo que sea, e incluso cuando no hablas sé lo que dices. Eres la persona a la que, aunque creas que no, sé descubrir sus silencios y sus palabras vacías. Eres aquella persona detallista y sencilla, complicada, maniática, infantil, madura, dura, sensible con la que, a veces, me identifico tanto. Eres la persona con la que me encanta hablar de todo lo que me encanta. Eres la persona que de tanto estar juntas se nos pega la forma de hablar de la otra (puto, puta). Eres la persona a la que me gusta contar mis planes de futuro, con la que me agobio por ello y con la que sin quererlo acabo descubriendo cosas que ni yo misma sé antes de haber hablado.


Eres LA persona. Eres MI persona. No te cambiaría por nada. Gracias por todo lo anterior y más.



Cé, gracias eme.

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios: