lunes, 14 de febrero de 2011

No more silly love songs

Las historias fantásticas, pastelosas y perfectas son aquellas que cuando leemos, cuando las vemos o simplemente nos las cuentan nos hacen subir hasta las nubes, posar nuestros pies en ellas y en cuanto dejamos que nuestro peso recaiga sobre esa capa que parece de algodón... puf. Caemos en picado, acelerando nuestra velocidad más y más.
Al final, las historias pastelosas solo hacen que nos demos cuenta que la realidad es una mierda, que son solo cuentos de hadas esos que tienen príncipes azules, esos que hacen que la caída sea mucho más grande y dolorosa.
Al final, siempre son mejor las historias reales que te acomodan y te hacen un sitio, de amoldan la mente y te la acostumbran a que la realidad es como es, no como tú quieras que sea.

LA ENTRADA PERFECTA PARA SAN VALENTÍN. verdad?

Fresón corazón.

Cé.

4 comentarios:

  1. que razón tienes, por eso a mi las historias a lo federico moccia me revientan

    ResponderEliminar
  2. mmmm las mias también eran gordotas y muy rojas :)

    ResponderEliminar
  3. mmmm... tengo ganas de comer fresass ;)

    un besito

    ResponderEliminar