lunes, 3 de octubre de 2011

Subió las escaleras apresuradamente y nos encontramos hacia la mitad de estas, en el rellano que separa un tramo de escalones de otro. Me abrazó como si no quisiera dejarme partir de nuevo. Yo nocotaba como lloraba y me decía cuánto me había echado de menos.
Esta fue una de las pocas cosas que hicieron un poco menos dura la vuelta y que me hicieron sentir que, aunque a veces duela, este es mi sitio. (Escrito el 6/8/2010 tras un mes en Inglaterra ahí estabas tú... haciéndome sentir en casa por primera vez desde que pisé suelo Español)



Image and video hosting by TinyPic



Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic


Hay personas indispensables, esas personas que se cuentan con los dedos de una mano, dedos que una vez que levantaste para contar... ya no puedes bajar. Personillas que se involucran en tu pequeña vida de una forma u otra y se convierten en una pieza central para completar el puzzle de tu existencia, seres que dejan huella, que una vez que pasan por tu camino se quedan. Y todos sabemos que permanecerás.

Te quiero, María Cumbreras Casanova. .
Cétequiere.

3 comentarios:

  1. Que bonito :) ese dia lloré como una magdalena y al notar como lloraba, empezaste a llorar tú jajajajaja además con las ganas de llegar a tu casa casi me atropellan.
    Momentos, momentos inolvidables :D
    Te quiero petulia

    ResponderEliminar
  2. http://www.youtube.com/watch?v=UrIiLvg58SY

    ResponderEliminar
  3. Bonitas fotos. Bonitas mujeres.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar