martes, 10 de julio de 2012

Evolución

Examinamos cada rincón del enemigo y sin quererlo me enamoré de tus clavículas, de como mueves las manos y de los pliegues de tu espalda. Caí rendida a tus miradas intensas y penetrantes. Me dejé mirar cuando no hacía nada, dejé que me conocieras, dejé que te enamoraras de ese hueco que se me forma bajo mi cuello, de mi labio inferior y de mi risa boja arriba. Permití que te acostumbraras a dar los besos hacia abajo. 
Y entonces empezamos a suicidar lo mejor de nosotros, a enjuagar nuestras virtudes y convertirlas en defectos. El movimiento de tus manos paso a crisparme y el sonido de mi risa se convirtió en ruido.
Entonces, dar besos hacia abajo te producía dolor de espalda.
Examinar ahora, los rincones de tu alma, es encontrar polvo.



Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario